El deber de informar con la verdad

0
123

La Asociación Nacional de Periodistas del Perú celebra el Día Mundial de la Radio y saluda a las y los comunicadores sociales del país, quienes a lo largo y ancho del territorio patrio participan, activamente, en la promoción del “Diálogo, tolerancia y paz”, convocatoria que requiere de la participación coherente de todos los peruanos, que más allá de credos o de ideologías coinciden en la necesidad de superar las tensiones, sobre todo políticas, que permitan encontrar nuevas formas de justicia y de respeto a los derechos fundamentales de la persona humana.

La ANP , piedra angular del origen y desarrollo del gremialismo de los trabajadores de prensa, ratifica en esta nueva oportunidad, la firme decisión de seguir luchando por el uso ético, racional y constructivo de la información. Sabe que la tarea es compleja, pero eso no es óbice para amilanarse ante la magnitud del trabajo por realizar, sobre todo cuando se trata de poner en el conocimiento ciudadano aquellos hechos que afectan el diálogo, que obstaculizan la tolerancia y que ponen piedras en el camino para alcanzar la paz social y económica que demanda nuestro pueblo.

En ese andar, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, exhorta a los miles de afiliados que forman parte de nuestro gremio en todo el país, para que continúen en la tesonera labor de informar con la verdad, en especial, cuando se trata de hechos que significan atropellos, abusos y discriminaciones en perjuicio de quienes nada o poco tienen para lograr una vida en dignidad.

Las circunstancias difíciles causadas por males como la corrupción y el crimen organizado, hacen que nuestro gremio haga un llamado a hombres y mujeres  inmersos en el mundo de la radiodifusión, para que promuevan el ansiado diálogo, mutuamente enriquecedor, entre gobernantes y gobernados. Esta es la hora, es el momento para tomar distancia de la información parcializada, impuesta por el poder político o el poder económico, por las leyes del mercado de la publicidad y la concentración monopólica, que constituyen atentatorios al racional uso de la comunicación social, en tanto dañan los derechos a la información responsable e impiden una efectiva paz política, económica y social en el país.