Ejecutivos peruanos de primera línea gerencial (C-Suite) trabaja de forma aislada

0
147
En medio de la preocupación por la automatización, la necesidad de nuevas habilidades, una fuerza laboral que envejece y el endurecimiento de los mercados laborales, el problema decisivo que enfrentan las empresas este año es alinear a los ejecutivos de primera línea para centrarse en el papel evolutivo de los negocios en la sociedad.
En este informe de Tendencias Globales de Capital Humano 2018, se acuña el surgimiento de la empresa social, o “Social Enterprise”. Deloitte también examina las crecientes expectativas de las personas y el ritmo apasionante al que la tecnología moldea las prioridades de capital humano de las organizaciones.
“Dada la complejidad del mundo en que vivimos, cuyos desafíos no son solo económicos o tecnológicos, sino demográficos y sociales, la sociedad en su conjunto pide a los líderes empresariales del sector privado que cumplan con un propósito social”, así lo trasmitió Alejandra D’Agostino, Socia de Capital Humano de Perú & Colombia en Deloitte Perú. “El informe de este año es una llamada de alerta para que las organizaciones vean más allá de sus cuatro paredes y re imaginen respecto a tomar un rol protagónico en la sociedad. La integración de los ejecutivos de primera línea para construir una empresa más social será un factor diferenciador para las empresas en la atracción del talento adecuado, impulsar la lealtad del cliente y sostener el crecimiento a largo plazo”.
Llenando el vacío de liderazgo de la sociedad
El aumento de la transparencia y la mayor conciencia política han atraído la atención generalizada al papel que los negocios cumplen en la sociedad como motor del cambio. Las organizaciones encuentran que cada vez más se espera que ejerzan su capacidad de hacer el bien social, tanto de forma externa para los clientes, las comunidades y la sociedad, como en el ámbito interno para sus empleados
A medida que las partes interesadas ven cómo las empresas tratan a sus propios empleados, abordar la fuerza de trabajo alternativa (contratados, colaboradores gig, independientes, etc.) es el centro de atención de las organizaciones socialmente conscientes. A pesar de esto, sólo el 10% dijo que tiene establecido un conjunto de políticas y prácticas para manejar esta variedad de tipos de trabajadores. Es fundamental implementar con éxito estrategias de mano de obra híbrida porque pueden tener un impacto significativo en la marca empleador de una organización y en la reputación externa.
El poder del individuo requiere un enfoque holístico hacia empleos y carreras
En el último año, las organizaciones se han enfocado en cómo los cambios de trabajo inducidos por la automatización impactarán a las personas. La investigación de Deloitte muestra que más de 4 de cada 10 compañías en Perú creen que la automatización tendrá un impacto mayúsculo en los empleos y el 31% esta rediseñado de manera activa los empleos en torno a IA (Inteligencia Artificial) y robótica. Además, el 67% de los líderes peruanos de recursos humanos calificaron el tema de IA como importante o muy importante.
Acceda al informe de Tendencias Globales de Capital Humano en 2018 y obtenga más información a través de la su aplicación web progresiva de investigación de tendencias de Deloitte.