Egresados de nutrición tienen trabajo asegurado antes de terminar la carrera

0
188

Experta de San Marcos asegura que existe alta demanda de profesionales en todo el Perú

La demanda de nutricionistas en todo el país, ya sea dentro de la consulta privada o de organizaciones públicas, es enorme y no deja de crecer cada año porque todos quieren tener buena salud, y la alimentación es un factor clave para lograrlo.

Así lo aseguró la directora de la Escuela de la Nutrición de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, licenciada Doris Delgado, durante el programa Martes Educativo de la Agencia Andina, donde reveló que muchos de sus alumnos son solicitados por el mercado laboral mucho antes de haber concluido la carrera de cinco años.

“La demanda está en todos los sectores. Comenzamos con las municipalidades que requieren este tipo de especialistas. Y si hablamos de Ministerio de Salud, nos quedamos cortos. En cada establecimiento de salud debería existir un nutricionista para promocionar una alimentación saludable y eso no ocurre”, refirió.

Indicó que existe una alta demanda de nutricionistas también dentro de organizaciones no gubernamentales, enfocadas en el desarrollo de proyectos sociales.

Sostuvo que en el Perú hay entre 6,300 a 6, 500 nutricionistas y que, si se compara con el número de médicos, ellos son entre 5 a 10 veces más en número. “Hay un déficit muy alto”.

Habilidades blandas

La universidad San Marcos ofrece 60 vacantes para estudiar esta carrera, las cuales son disputadas por unos 1 500 postulantes, de un universo de más de 35, 000 que buscan ingresar cada año a esta emblemática casa de estudios.

“Nuestra escuela tiene 42 años y es la más antigua del país. A la fecha, sumamos alrededor de 1, 500 titulados. Se distingue por el tipo de profesional que forma: además de competitivos, con un gran compromiso social y ético, evidenciado en el trato que ofrecen”.

Doris Delgado indicó que, además de los conocimientos técnicos, quienes desean estudiar nutrición deben desarrollar ciertas habilidades blandas, como la empatía, la capacidad de escucha, a fin de llegar mejor a sus pacientes y lograr que mejoren sus hábitos alimenticios.

Los estudiantes interesados en esta carrera pueden especializarse en nutrición pública o clínica, trabajando además en gestión de proyectos sociales y servicios de alimentación colectiva, o nutrición deportiva.

“Tenemos egresados destacados laborando en la OPS, ministerios, Unicef, el programa mundial de alimentos y universidades del extranjero, como la Sao Paulo, donde una de nuestras egresadas es actualmente directora de la carrera en dicho centro de estudios”.

Una vez al año

La experta recomendó visitar a un nutricionista como parte de la rutina de cuidado que todos debiéramos tener y no esperar a estar enfermo o subidos de peso.

“Uno debería pasar consulta como mínimo una vez al año para hacer una evaluación nutricional y saber si todo marcha bien con el peso o la talla, la hemoglobina, la glucosa, los marcadores bioquímicos. Todo eso refleja lo que uno está comiendo”.

Advirtió que una mala alimentación, además de no brindarnos la energía adecuada, incrementa la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas, como la obesidad, el cáncer, la diabetes, así como enfermedades cardiovasculares.

“Generalmente las personas quieren cambiar sus hábitos alimentarios cuando están enfermas. Allí recién quieren comer mejor. Es importante tener en cuenta también que una buena alimentación te permitirá disfrutar de una mejor calidad de vida cuando se es adulto mayor”, manifestó.

Es fácil comer inadecuadamente

La directora de la Escuela de la Nutrición de la UNMSM comentó que actualmente “muchas personas se están muriendo jóvenes debido a una mala alimentación o sobreviven con diferentes enfermedades”.

“Es fácil comer inadecuadamente porque existe la industria alimentaria que agrega aditivos y compuestos que vuelven adicto al organismo. Han logrado un nivel exacto entre lo salado y dulce que es muy ansiado. Por lo general esos productos tienen además grasas trans, alta densidad energética y mucho sodio. Lo peor de todo es que estos productos son lo más barato y se encuentran en todos lados”.

Refirió que los nutricionistas observan ahora mucho sobrepeso y obesidad entre gente pobre y que eso se relaciona con la falta de educación para alimentarse, pero también con el bajo precio de los alimentos procesados en relación a los alimentos naturales.

En el Perú existen 23 universidades que ofrecen la carrera de nutrición. Los egresados logran el título de licenciados después de sustentar una tesis de investigación. La especialidad más demandada es la nutrición clínica, la cual permite tener un consultorio donde ofrecer sus servicios. Recientemente, muchos nutricionistas han empezado a brindar asesorías a domicilio, debido a la alta demanda de sus conocimientos.

(Fuente: Andina)