Día Mundial de la Energía: Cinco pautas para contribuir con un mundo sostenible

0
214

Cada 14 de febrero se celebra el Día Mundial de la Energía, una fecha que nos recuerda la importancia de este recurso primordial que, aunque no parezca, está ligado a factores como el empleo, la seguridad o la producción de alimentos. Y es que la energía es el centro de casi todas nuestras actividades, no obstante, administrar de manera no adecuada este recurso puede ocasionar daños considerables al planeta.

Afortunadamente, en estos tiempos la tendencia nos muestra una nueva forma de producir energía y cuidar nuestro ecosistema a través de fuentes alternativas. Es así que, según indica el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en América Latina casi un 65% de energía se origina a través de energías renovables.

En nuestro país, aún el camino es largo; sin embargo, las autoridades ya se encuentran trabajando en ello, y la contribución que cada ciudadano ayudará a forjar una cultura de cuidado de nuestro medio ambiente.

En ese sentido, Distriluz, grupo de empresas que genera y distribuye energía eléctrica en 12 de 24 departamentos del Perú, brinda cinco pautas fundamentales para contribuir con un mundo más sostenible.

Cuida tus alimentos: El 30% de la energía que consumes en tu hogar es producida por el refrigerador. Por ello, evita guardar alimentos calientes ya que ocasionarás mayor consumo energético debido a los cambios bruscos de temperaturas. Por otro lado, cubre las ollas cuando estés cocinando, pues de esta manera se cocerá más rápido y no tendrás la estufa encendida por mucho tiempo. Además, puedes aprovechar el calor residual, no calentando más agua de la que necesitas ni precalentando el horno si no es necesario.

Apaga los artefactos: Los aparatos que quedan en modo “espera” o stand by pueden alcanzar hasta un 20% del consumo total de energía en tu casa. Si no vas a utilizar la computadora o no estás viendo la televisión, apágalos. Los aparatos electrónicos representan hasta el 40 por ciento de energía que se usa en los hogares, según cifras de la WWF. Además, si vas a usar la calefacción o el aire acondicionado procura no colocar temperaturas extremas.

Luz natural. Utiliza la energía eléctrica lo menos posible, apaga las luces que no necesites y cambia tus cortinas a unas de colores claros y delgadas para que entren los rayos del Sol. Si necesitas encender alguna luz, priorizar el uso de focos LED ya que estas son más eficientes y económicos que las luces convencionales. Además, ahorran hasta un 80% de energía, aporta una luminosidad de hasta 12W, reduce costos, posee más tiempo de duración y es amigable con el medio ambiente ya que no emite CO2.

El valor del reciclaje: Debemos de aprender a darles un nuevo uso a ciertos artículos en pro del medio ambiente y tener una conciencia de reciclado, empezando por hacer una separación consciente de la basura. Cuando vamos a desechar cosas debemos separar lo orgánico de lo inorgánico y hacer una división más minuciosa de lo que es papel, vidrio, metal, plástico, o productos orgánicos.

Priorizar transporte público: Se debe priorizar las caminatas o el uso de la bicicleta frente al transporte motorizado para movilizarnos, y si en caso, las distancias son muy largas se debe optar por utilizar el transporte público, no uno privado, pues contamina el doble. Si necesitas transportarte en un vehículo privado puedes optar por organizar desplazamientos de varias personas en una misma unidad e ir a una velocidad moderada.

Además, de estas recomendaciones debemos de comenzar a poner en práctica pequeñas acciones que contribuyan de manera significativa como, por ejemplo: utilizar las escaleras en reemplazo del ascensor, reducir el uso de papel, evitar imprimir documentos que pueden leerse desde algún dispositivo y practicar un consumo responsable.