Desarticulan organización criminal dedicada al robo agravado, sicariato y extorsión

0
147

Fueron capturados 26 integrantes de “La Gran Sangre del Sur”. Se les vincula con al menos ocho homicidios. También se dedicaban al tráfico y depredación de conchas de abanico en la Reserva de Paracas.

La Policía Nacional y el Ministerio Público detuvieron esta madrugada a 26 integrantes de la organización criminal “La Gran Sangre del Sur”, dedicada desde el 2013 al robo agravado, homicidio, sicariato y extorsión contra pequeños y medianos comerciantes en las regiones de Ica, Ayacucho, Huancavelica y Lima.

De acuerdo con las investigaciones policiales, que estaba tras esta organización desde hace nueve meses, el poder que habían adquirido a punta de amenazas les permitió incursionar en otros negocios clandestinos como el tráfico, extracción y depredación ilegal de conchas de abanico. Las autoridades manejan también serios indicios de que lavaban activos procedentes del narcotráfico.

El cabecilla de “La Gran Sangre del Sur” era Carlos Alberto Uculmana Gutiérrez -más conocido en el mundo del hampa como ‘Beto’, ‘Británico’ o ‘Betania’- hasta que el 25 de junio pasado fue ultimado de 23 disparos.

El liderazgo de la organización criminal recayó entonces en su hermano, José Antonio Uculmana Gutiérrez, ‘Chiquiñaca’. Se trata de un avezado delincuente que registra tres ingresos al penal en el 2001, 2012 y el 2014 por los delitos de hurto agravado, tenencia ilegal de explosivos y homicidio simple, respectivamente.

Bajo su mando funcionaba una estructura criminal con roles bien definidos, entre los que figuran dirigentes contables, testaferros, supervisores logísticos, encargados de seguridad y protección de los integrantes y un brazo armado ejecutor. Este último estaba compuesto principalmente por menores de edad, llamados ‘pioneritos’.

DURO GOLPE

Al frente del megaoperativo N° 81, denominado “Tormenta Sigilosa 2017”, estuvieron la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac) y la Dirección General de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimin). En la intervención participaron 1.118 policías de distintas unidades, con el apoyo de 47 fiscales especializados en crimen organizado. Las fuerzas del orden allanaron un total de 56 inmuebles.

“La Gran Sangre del Sur” es sindicada por la Policía Nacional como responsable de al menos ocho asesinatos por robo o por encargo. Acechaban a empresarios que retiraban dinero del banco o realizaban cobro de dinero para pagar las planillas de sus trabajadores. También participaron en seis asaltos violentos a garitas de peaje. Su rango de acción abarcaba las regiones de Ica (Ocucaje, Santiago y Pisco), Ayacucho (Huancasancos), Huancavelica (Huaytará) y Lima.

Las víctimas eran interceptadas cerca de la playa o en peajes, luego las abandonaban en lugares solitarios. Sin embargo, no dudaban en abrir fuego cuando estas oponían resistencia. Asimismo, eliminaban a quien interfería con sus actividades ilícitas o desobedecía las exigencias del cabecilla.

Los integrantes de la organización criminal se volvieron selectivos al momento de escoger sus blancos. Siempre apuntaban a personas que tuvieran consigo sumas fuertes de dinero en efectivo o empresas con un cuantioso patrimonio.

La PNP ha podido establecer su participación en nueve atracos. Uno de ellos fue el robo a la empresa Shats Ford SAC, el 9 de noviembre del 2015. En aquella oportunidad sustrajeron nueve toneladas de productos hidrológicos valorizados en S/ 146.000.

Otro fue el asalto a mano armada, ocurrido el 31 de julio del 2015, en el Peaje de Pampa Galeras, a la altura del kilómetro 103 de la Vía Interoceánica, en Ayacucho, de donde se llevaron S/ 56.000. De igual forma sucedió el 15 de diciembre de ese mismo año, en el Peaje de Pacra (Huancavelica), cuando se apoderaron de S/ 17.000.

Entre los hechos más recientes destaca el asalto a mano armada contra la hiper bodega “Precio Uno”, el 31 de marzo pasado, durante el cual despojaron a su administradora, Claudia Schenone Guerrero, de S/ 10.000.

Por otro lado, extorsionaban a obreros de construcción civil, pescadores y empresarios para que paguen cupos o diezmos, a cambio de resguardar su seguridad y no atentar contra su integridad física y la de sus familiares.

En paralelo, se dedicaban al sembrío ilegal de concha de abanico en la Reserva de Paracas y se apropiaban de la cosecha de sus competidores. Finalmente, según la PNP, habían acaparado el mercado de la droga en la zona conocida como “Barracones”, en Pisco.

Durante el megaoperativo, que empezó hacia las 3 a.m. y continúa a estas horas de la mañana, se ha logrado incautar un revolver, tres pistolas, dos cacerinas, 24 municiones y 15 cartuchos de dinamita.