“Cuestión de desconfianza”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
395
Imagenes: Andina

Sin duda el mensaje presidencial de domingo último tuvo como efecto primario que algunos congresistas fujimoristas vertieran lo peor de sí mismos. La congresista de Fuerza Popular Rosa Bartra que preside la Comisión de Constitución, no tuvo empacho en calificar las reformas constitucionales presentadas por el Ejecutivo como “proyectos mamarrachentos” con los que supuestamente se pretendía ensuciar la Constitución y sobre la posibilidad de que esta fuese tratada “como papel higiénico”.

Según Víctor Andrés García Belaunde Vizcarra estaba “utilizando una fórmula exagerada para continuar levantando popularidad” y que su mensaje de evaluar la cuestión de confianza “contenía era dosis de demagogia pura”.

Pero luego de esas catarsis, y un poco a regañadientes, los parlamentarios regresaron a sus curules esta vez sí, a discutir las reformas planteadas por el Ejecutivo.

Parafraseando a Russ Harris podríamos decir que una Cuestión de Confianza es el miedo a la libertad. En este caso es el miedo a que otros ciudadanos también ejerzan el derecho y la libertad de ocupar una curul parlamentaria cada cinco años y al derecho que la justicia se ajuste a los hechos y no al dinero o el poder.

Pero todavía hay un evidente intento de parte de los fujimoristas de trabar o, en el mejor de los caos dilatar las reformas, la “invitación” a último momento al presidente de la comisión de justicia y derechos humanos, para hacer sesiones conjuntas con la “finalidad de hacer una economía procesal”, justo cuando se iba a votar por la reforma del sistema de administración de justicia, es una muestra de ello. Sin embargo Alberto Oliva Corrales se mantuvo firme y prosiguió con la sesión. El pre dictamen fue aprobado y luego remitido a la comisión de constitución donde también fue aprobada la reforma de la Comisión Nacional de la Magistratura (CNM).

La reforma de justicia en la Constitución Política era necesaria ya que la actual fue promulgada en 1933. Además esta reforma era urgente e inmediata porque nuestro país no puede continuar con un Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) descabezado y sin un organismo que de confianza para el nombramiento de jueces y fiscales probos.

Pero no hay perder de vista que esto se está dando después de 40 días presentará las reformas constitucionales. Y que la presentación del primer Ministro César Villanueva ante el congreso será decisoria para saber cuál es el futuro que les espera a los peruanos.
Los peruanos ya están hartos de una corrupción que ha llegado de niveles inimaginables. Jueces, fiscales, empresarios y políticos están metidos en la repartición de la marmaja.

Dinero mal habido por cierto. Todos abrigamos la esperanza que los nuevos jueces y políticos adecenten el escenario corrupto en que vivimos y que el fujimorismo se empeña en cubrir al negarse ver el caso del juez César Hinostroza que en uno de los audios CNM menciona haberse reunido con la señora K, y de apoyar al cuestionado fiscal de nación Pedro Chavarry.

Al respecto la vocera de Fuerza Popular, Ursula Letona, dio unas declaraciones que por lo menos provocaron algunas sonrisas al señalar que “el emplazamiento del Ejecutivo al Congreso es para ocultar (…)y que pretenden distraer la agenda de corrupción que Fuerza Popular ha venido impulsando”. Letona aseguró que si cierran al congreso ella no volverá a postular.

Y aunque todo indica que las reformas podrían ser posibles si existiera una buena predisposición del fujimorismo, pero el hecho que estas serían vistas como un triunfo del Ejecutivo y no de Fuerza Popular, hacen que el panorama sea incierto. Todavía es muy temprano para cantar victorias.

No es pesimismo, solo de desconfianza.

No debemos olvidar lo que declaró en el programa “cuarto Poder la congresista a Yesenia Ponce cuando presento el proyecto de ley que crea la autoridad autónoma del proyecto especial Chinecas que beneficiaría vez a miles de ancashinos“: “Keiko me llama a su despacho a una reunión y me dice: Yesenia ¿Vamos a ayudar al Ejecutivo? ¿Le vamos a solucionar al Ejecutivo? Nosotros vamos a ser gobierno en el 2021. Este proyecto tiene que ser nuestro. ¿Por qué le vamos a ayudar al Ejecutivo con este proyecto