¿Cuán accesible es que mujeres participen en diversas áreas de ciencias de la salud?

0
246

Con el transcurrir de los años, cada vez son más las mujeres que deciden desarrollarse a nivel profesional, a la par de alternar su vida personal y su rol como madre. Pese a la brecha de género, el desarrollo de las mujeres en áreas de la ciencia de la salud está mejorando, pero aún hay mucho más por hacer, así lo ratifican diversas especialistas de medicina tropical, bacteriología, infectología, nutrición, terapia de audición, voz y lenguaje, e ingeniería ambiental de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

Theresa Ochoa, directora del Instituto de Medicina Tropical de la UPCH, es médico pediatra con especialidad en infectología, se dedica al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades infecciosas en niños. Sus funciones también están centradas en la docencia con alumnos de medicina y residentes de pediatría, así como en hacer investigación relacionada a diferentes infecciones en niños, estudios en ciencias básicas, clínicas y estudios epidemiológicos.

“Un porcentaje cada vez más alto de los médicos pediatras son mujeres. En el campo de la docencia universitaria y la investigación también cada vez hay más”, sostuvo. Agregó que la mujer tiene que balancear su tiempo entre el trabajo profesional y su vida como madre, dado que ese rol no es intercambiable.  No obstante, consideró que cada vez hay más posibilidad de obtener un trabajo equitativo para las mujeres en diferentes campos de la ciencia y la medicina.

A su turno, Dora Maurtua, directora del Laboratorio de Bacteriología de la UPCH, contó que su función está dedicada a la enseñanza de la microbiología, además de apoyar a las personas interesadas en realizar controles de calidad de algún producto o de enfrentamiento microbiano a productos solicitados por alguna compañía o empresa interesada.

“Nada es difícil de conseguir, con esfuerzo se puede obtener los objetivos trazados. El factor es tiempo, la mujer, en especial la docente e investigadora, tiene que alternar el tiempo de su hogar para lograr cumplir con las actividades comprometidas. La mujer es capaz de desarrollarse en todas las ciencias, quizás aún en nuestro medio exista el machismo, pero es algo que las mujeres debemos ir cambiando”, destacó.

En tanto, María Marull, jefa de la Carrera de Nutrición de la UPCH, contó que un profesional de su especialidad contribuye a que la adecuada alimentación de las personas sea parte de un estilo de vida saludable, incluyendo la actividad física rutinaria en dicha forma de vida.

Mencionó que, en la actualidad, aproximadamente las 3/4 partes de nutricionistas son mujeres. “Esto respondía a la idiosincrasia del país, en la que los hombres no se relacionaban con temas de alimentación. Asimismo, para las mujeres es más difícil desarrollarse en cualquier campo en comparación de los hombres porque sus familias priorizan la educación de los hijos”, resaltó.

María Quintana, jefa de la Carrera de Ingeniería Ambiental, coordina las actividades de investigación de los proyectos que viene desarrollando. Asimismo, como investigadora, debe mostrar en conferencias internacionales los trabajos obtenidos de dichos proyectos. “Lamentablemente aún somos pocas las mujeres que lideramos grupos de investigación en el área de ciencia y tecnología”, dijo.

Finalmente, Dalila Martínez, médico infectóloga de la UPCH, contó que su especialidad está dedicada a la atención de pacientes con sospecha de presentar alguna infección y la tarea es confirmarlo o descartarlo. Mencionó que como en otras especialidades, hay una predominancia masculina, sin embargo, esto está cambiando y depende de cada institución. “Las mujeres vemos estas dificultades como oportunidades para aprender y ser cada vez mejores, permitiendo que haya mayor a aceptación de la participación de la mujer”, dijo.