Cosquín Rock 2018: las grandes apuestas del festival según José Palazzo

0
255

El festival serrano arranca su decimoctava edición. Serán dos días y habrá importante presencia internacional. José Palazzo habló con VOS y adelantó las novedades sobre la grilla, la gastronomía y el predio.

Como una tradición ya instalada en el fin de semana de carnaval, Cosquín Rock volverá a reunir una multitud en los alrededores de Santa María de Punilla. El sábado y el domingo el festival tendrá su decimoctava edición y, una vez más, la amplia mayoría del mapa rockero nacional estará representada en un evento que se ha convertido en toda una marca de exportación.

De hecho, luego de su paso por México, Colombia, Perú y Bolivia, una de las novedades más llamativas de este año pasa por la decisión de acortar de tres a dos días la duración del encuentro. “Esta vez serán dos días en homenaje al primer Cosquín Rock, que se realizó el 10 y el 11 de febrero de 2001”, argumenta José Palazzo, productor general del evento.

“Es complicado porque nos acorta las fuentes de ingresos, tanto a nivel entradas como dentro del predio, pero nos obligó a compactar la programación y eso hace que por cada día tengas el equivalente a dos jornadas de cualquier otro Cosquín”, asegura.

Además, el mandamás del festival destacó la innovación que implica que algunos de los shows centrales (como el caso de Ciro y Los Persas, La Vela Puerca, Residente o Las Pelotas) se den entre las 18 y las 21. Años atrás, el propio Palazzo remarcaba ese detalle como característico de los grandes festivales del mundo.

Más oferta y la esperanza

Más allá de la nutrida variedad (y actualidad) musical que habrá en los escenarios Quilmes Garage, Universo Geiser y Córdoba Rockea, una de las noticias más resonantes de la programación de los escenarios principales tiene que ver con la inclusión de artistas emergentes que empiezan a pisar fuerte en términos de convocatoria.

Los Espíritus y Él Mató a un Policía Motorizado son, quizás, los casos más notorios, pero Palazzo extiende esa estela de crecimiento a grupos como Nagual, Ojos Locos y Sueño de Pescado. “En esas bandas están puestas las esperanzas del rock argentino”, afirma con entusiasmo.

“Yo me fijo en lo que sucedió durante el año a la hora de programar. Cosquín funciona como un anuario y un pronóstico de lo que viene”, resume el productor. “Son apuestas. Después inciden muchos factores en el crecimiento de una banda, incluso el azar, pero en el festival eso tiene que estar reflejado”, agrega en relación a esta idea de “medir” a nuevos valores en el escenario central.

Por otro lado, Palazzo destaca también el lugar ganado por espacios como La Casita del Blues (“se consagró el año pasado, y ahora incluirá una programación internacional de lujo”) o la ampliación del sector gastronómico (“tendrá un 45% más de ocupación en relación a la edición anterior, y además se podrán comprar vales de comida y bebida fuera del predio”).

En cuanto a la comida, el éxito de la propuesta gourmet de la fería Ají (con seis food trucks en 2017) se verá reflejado en esta nueva edición. Según Palazzo serán “alrededor de 20” los carritos que este año potencien (y diversifiquen) la oferta clásica del festival.

Otras de las apuestas que amplían el concepto de “experiencia” que busca afianzar Cosquín Rock está dado por las actividades que se realizarán en el espacio Córdoba X, programa dependiente de la Agencia Córdoba Deportes. Allí se realizarán exhibiciones de BMX, palestra, parkour, acrobacia en tela y fútbol freestyle, entre otros.

Nexo internacional

Desde 2017, Cosquín Rock ya no es el mismo festival. Gracias a sus ediciones internacionales, el evento ganó prestigio continental. “Este año nos acompañarán periodistas de diferentes partes de Latinoamérica”, indicó Palazzo. “De México viene una delegación enviada por el festival de allá para cubrir lo que pasa acá”, dijo.

El país azteca ya lo incorporó en su calendario. “Allí el festival será fijo, ya confirmamos ediciones para 2018 y 2019. Las otras ediciones serán itinerantes, y para el año que viene ya tenemos cerrado Colombia y Perú. Falta definir alguna otra edición más, esperamos poder hacer el anuncio durante el fin de semana”, comentó Palazzo.

Pero este vínculo con otras latitudes se traduce también en la grilla, que incluirá a números provenientes de las otras sucursales de Cosquín Rock, como Vaquero Negro y Fanko (México), Uchpa (Perú, con la particularidad de que cantan en quechua) y Carlos Elliot Jr. (Colombia).

Además, desde otras latitudes llegarán a Cosquín artistas de diferentes estilos. Gondwana y Guachupé (Chile), Don Carlos y Andrew Tosh (Jamaica) y Roddy Radiation (inglés y guitarrista de The Specials) enriquecerán el escenario dedicado al reggae. Desde Estados Unidos, estarán los bluseros Bex Marshall y Carlos Johnson, y en el Quilmes Garage los psicodélicos The Flying Eyes.

Visitas ilustres

Pero si hablamos de los números internacionales que se podrán disfrutar en esta edición, hay un puñado de nombres que se roban toda la atención. The Offspring es, probablemente, el nombre que lidera el ránking de expectativas gracias a su lista de hits de fines de los 90 y comienzos de los 2000. A su vez, será uno de los pocos resabios de punk rock del festival, que ya no incluye al género en sus escenarios temáticos.

Residente y Creedence Clearwater Revisited serán los otros dos números de peso que llegarán a al principal, además de La Vuela Puerca (a esta altura, locales en Cosquín Rock). El puertorriqueño llega con un Grammy recientemente ganado y un impactante show en el festival de Peñas. Los estadounidenses, en tanto, serán la carta retro de esta edición al retomar el catálogo de Credence Clearwater Revival.

Por Juan Manuel Peirone

(Fuente: Nodal)