Consumo de embutidos se fortalece en hogares peruanos

0
122

Tuvo una caída inicial pero luego se recuperó.

El 2016 registró crecimiento superando sus niveles de consumo.

En octubre de 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer un informe el cual indicaba que el consumo de carnes procesadas podría incrementar las posibilidades de desarrollar cáncer.

Tras esto era de esperarse que la categoría de embutidos y carnes procesadas en el país sufriese un impacto, pero no se estimaba qué tanto sería ni cuan duradero.

Caso Peruano

Debemos conocer que la categoría más importante en el mercado nacional es la salchicha (hot dog) la misma que tras el comunicado de la OMS cae en volumen de 53% a 49% en diciembre 2015, llegando a perder 10% en cuanto a penetración según medición de la consultora Kantar Worldpanel (KWP).

Dentro de la categoría de embutidos le siguen en importancia la jamonada, que también tuvo una caída en su consumo aunque mucho más leve; y en un tercer nivel de preferencia se igualan el chorizo y los jamones los que no tuvieron mayor impacto.

LOS DATOS

  • Este tipo de comunicaciones tiene un impacto inicial pero no duradero.
  • El impacto mayor fue en Lima.
  • La categoría se ha vuelto importante por el bajo costo, lo que hace q no pierda venta.
  • La categoría al cierre 2016 no solo se ha recuperado sino que ha crecido.
  • Este tipo de comunicaciones tiene un impacto inicial pero no duradero.
  • El impacto mayor fue en Lima.
  • La categoría se ha vuelto importante por el bajo costo, lo que hace q no pierda venta.
  • La categoría al cierre 2016 no solo se ha recuperado sino que ha crecido.

Para ubicarnos con claridad podemos decir que la etapa de impacto inicial fue los últimos tres meses de 2015, los siguientes tres, enero, febrero y marzo 2016 fueron una segunda etapa que es de recuperación, ya en abril se reestablece en volumen.

En términos de valor, considerando el periodo OND 2016 (octubre, noviembre y diciembre), vemos que este alcanzó 2,6 millones de soles más que el OND 2015, esto es lo que dejó de ganar la categoría al sufrir el impacto inicial.

Esa misma caída (periodo OND) llevada a volumen es de 1807 toneladas a 1471, y se recupera en abril 2016 para ya en mayo y junio superar los niveles anteriores de la categoría.

Mencionamos que la penetración cae en 10% en ese trimestre, y ésta va acompañada de una caída del consumo promedio de los hogares que está relacionado con un espaciamiento de la frecuencia de compra, es decir se reducen los hogares que iban a comprar el producto y además llevando menos cantidad que antes.

En todos los niveles

KWP sostiene que si bien todos los niveles socio económicos (NSE) comprimieron su consumo de esta categoría, son los hogares de los NSE C y D los que redujeron más su compra, el menor impacto se registró en el NSE E siendo apenas mínimo. Lima fue la plaza que mostró mayor variación.

La categoría se recupera en seis meses y termina creciendo aún más, en junio de 2016 el consumo de embutidos bordea las dos toneladas y destacan nuevamente los NSE C y D que superan sus niveles de consumo registrados anteriormente.

La categoría de embutidos se ha convertido en una bastante consumida por su bajo desembolso, más aun considerando el momento económico actual, esto hace que no pierda importancia sobre todo en los segmentos C, D y E.