“Congreso: el que parte y reparte”… Por: Octavio Huachani Sánchez

0
189

Lima, 09 marzo 2017 (peruinforma.com / escrito por: Octavio Huachani Sánchez).-

 “He cobrado S/15,600 soles (“bono de instalación”) porque me corresponde como a cualquier persona que tiene que trabajar en otro lugar”, declaró el congresista por La Libertad Elías Rodríguez Zavaleta quien agregó que no había ningún impedimento legal para hacerlo.

“Es legal” dijeron a coro la presidenta del Congreso, Luz Salgado y el parlamentario aprista Jorge del Castillo.

Cierto: no es ilegal porque ellos (los congresistas) se encargan de hacer legal lo absurdo, lo ilegal, lo inequitativo aprobando leyes o normas que los favorecen.

¿Cómo es posible que congresistas septuagenarios como Guido Lombardo y Carlos Tubino cobren bonos por escolaridad?

¿Cómo es posible que los parlamentarios cobren 1500 soles al mes por concepto de refrigerio cuando el sueldo minino de un trabajador es 850 soles mensuales?

¿Cómo es posible que tengan dos bonificaciones (fiestas patrias y navidad) de S/15,600 soles cada una (además de canastas y vales) mientras a un trabajador público se le asigna 300 soles de bonificación?

Es legal pero no es justo, Tampoco es ético.

Tengo dos hijos que trabajan en diferentes lugares del país y cada uno viajó y se instaló con la suya.

Tratando de barajarla el legislador aprista Elías Rodríguez dijo que muy por el contrario a la que la gente se imagina, él es una persona muy humilde que necesita de ese dinero para realizar actividades propias de su cargo. “Yo no soy pudiente, soy una persona que tiene familia, que viajo constantemente a Trujillo y se necesita ese dinero para comprarse una casa en Lima y llevar a su familia.

¿Quién es Elías rodríguez?

El 30 de agosto del 2016, el congresista Elías Rodríguez reconoció que para sustentar su proyecto de ley contra la violencia a la mujer copió párrafos enteros de dos textos publicados por un diario local, sin citar la fuente.

“Los siento, me he equivocado es que estaba pensando en mil cosas” pretextó. En ese momento, Rodríguez era el tercer vicepresidente del Congreso.

Más tarde se descubrió que en otras cinco iniciativas legislativas de Rodríguez se tomaron párrafos de publicaciones periodísticas y científicas; declaraciones de otros congresistas; y hasta se sustrajeron extractos de un artículo de Wikipedia para hacerlos parte de las exposiciones de motivo de sus proyectos.

Ni el líder de su partido Alan García se salvó del plagio de Rodríguez: al sustentar el proyecto de ley que busca declarar de interés nacional la construcción del Tren del Pacífico, copió dos párrafos de un artículo que escribió el ex presidente García sobre el tema y que fue publicado en el diario Correo en noviembre de 2015.

Son estos los señores que pululan en el Congreso y que discuten acaloradamente cada proyecto pero que a la hora de aprobar una gollería que los beneficie hay unanimidad.