Congresista Noceda constató peligros en Cieneguilla

0
237

Uno de los grandes problemas que enfrenta el distrito de Cieneguilla es el desborde del río Lurín, tal como ocurrió con las consecuencias que trajo el verano pasado y en el 2017 el fenómeno El Niño Costero. Muchas zonas agrícolas se perdieron y otras quedaron en mal estado; los canales de riego fueron destruidos y la población del lugar quedó aislada.

Esta preocupación de los pobladores y el temor a que se repita en el presente año, motivó que los habitantes del sector 3 de Cieneguilla se reunieran en los últimos días con la congresista Pilar Noceda.

Ellos proponen que se gestionen dos obras con carácter de urgencia: el enrrocamiento de esa zona y restaurar el camino; ambas cuentan con expediente Snip. Sin embargo, afirmaron que el Ejecutivo no ha hecho nada hasta el momento.

Precisamente, para dialogar con los pobladores y visitar las zonas en inminente peligro, la congresista Noceda estuvo el miércoles 20 en el lugar. Allí, los pobladores le explicaron que “con participación de los agricultores realizamos trabajos de mitigación con nuestros propios peculios, las autoridades no han tenido mucha participación”.

La congresista expresó su preocupación debido a que el gobierno regional de Lima no ha incluido un presupuesto para proteger todas las defensas ribereñas para este año. Anunció que se impulsará mesas de trabajo y se convocará a las distintas entidades para poder articular el trabajo a realizar.

“Cieneguilla no está ajena a estos problemas de los desastres naturales, por ello es necesario realizar un trabajo en conjunto”, remarcó.

Por su parte, regidores de la municipalidad distrital le informaron que los trabajos que se implementaron para la reconstrucción no han tenido los resultados esperados. Por ejemplo, la franja marginal del río sufre de esos desastres desde el 2017.

Expresaron su deseo de que en las reuniones se encuentre un financiamiento para proteger la ribera del río que le corresponde al ministerio de Agricultura y la ejecución le compete al gobierno regional de Lima.

Existen siete puntos críticos que son necesarios reforzar, dijeron, pero demandaron trabajar de la mano con el Ministerio de Agricultura para la protección de toda la ribera. Son dos kilómetros que se afectarían ante la crecida del nivel del río, aproximadamente en la primera quincena de marzo próximo.

Posteriormente, la congresista Pilar Noceda visitó la zona arqueológica de Huaycán de Cieneguilla, el instituto educativo Qhapaq Ñan, de nivel primario, con 300 alumnos, en donde constató que carecen de agua y desagüe pese a que tiene 50 años de funcionamiento; y la Asociación de Vivienda Estrellitas, ubicada al costado de un relleno sanitario.