“El concertador y el negociador”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
605

Aunque ambos lo nieguen, todo indica que los hermanos Keiko y Kenji Fujimori, luego de una larga negociación, arribaron a una transacción que beneficiaría a los dos. Pero también indica que, otra vez, Kenji mostró sus dotes de negociador político. Un negociador que está lejos, lejísimo, de aquel gran concertador de la política peruana llamado Ramiro Prialé.

Prialé fue un aprista huancaíno perseguido y preso por sus ideas políticas. Luego fue deportado y cuando retornó a Perú fue designado por Haya de la Torre para iniciar una tarea que lo llevaría a ser considerado como el mejor concertador político de nuestra historia.

Desde 1948 el Apra se encontraba al margen de la ley y sus militantes no podían ser elegidos, solo elegir. Entonces seis meses antes de las elecciones de 1956, Ramiro Prialé vuelve a ingresar al país de manera clandestina. Su misión era buscar al candidato que brinde las seguridades de recuperar los derechos políticos de todos los apristas. Nunca buscó el beneficio personal.

Prialé inicia su tarea Prialé dialogando con los candidatos Hernando de Lavalle y Manuel Prado e incluso con Odría que los puso en la clandestinidad.

Para la tarde del día de las elecciones para nadie era un secreto que el Apra había votado por Prado. Entonces desde el mismo 28 de julio de 1956, la Ley de Seguridad Interior de la República pasa a la historia y el Apra recupera sus derechos y salen sus presos de las cárceles y retornan sus líderes del destierro.

Este hecho motivó la crítica a Prialé por su espíritu conciliador, pero su respuesta siempre fue la misma “la política es el arte de lo posible” y las decisiones tienen que juzgarse en función de la realidad circundante, además, agregaba, “dialogar no es pactar”.

Ramiro Prialé nunca buscó enriquecerse con el poder. Fue diputado por Junín (1945-1948); senador por Junín (1963-1968 y 1980-1988); diputado constituyente (1978-1979); y Presidente del Senado (1964-1965 y 1987-1988). Aun así se demoró más de 30 años en terminar de pagar la única casa que habitó toda su vida, en el modesto distrito de Jesús María.

Kenji Fujimori inició su tarea negociando el indulto de su padre Alberto Fujimori por la no vacancia del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski aunque para ello tuviera que resquebrajar la supuesta unidad del bloque parlamentario de Fuerza Popular.

Con Fujimori padre en libertad y PPK celebrando con su conocido bailecito su continuidad como inquilino de Palacio Kenji nunca imaginó que esa sería su última jugada.

A las pocas semanas cuando se produce un nuevo pedido de vacancia presidencial Kenji, ya más canchero, reinicia su labor de buscar más votos salvadores en las mismas canteras fujimoristas.

Y en ese camino se encuentra con Moisés Mamani que había declarado estar indeciso y…bueno la historia es harta conocida.

Producido el escándalo y con un pedido de desafuero del Congreso que pende sobre su cabeza, Kenji empieza a amenazar a diestra y siniestra. “Tengo pruebas sobre los aportes de Obredecht a Fuerza Popular”, diría.

Y para que vean que la cosa iba en serio el 25 de marzo, Kenji anunció en un video que se iba a convertir en testigo “en los casos que sea necesario”, aunque sin precisar a qué indagaciones se refería. Recién al día siguiente se conocería que declararía ante el fiscal José Domingo Pérez, que investiga a Fuerza Popular y a Keiko Fujimori por el delito de lavado de activos.

Gran expectiva.

Llegado el día de su presentación ante el fiscal y cuando este le preguntó si tenía conocimiento si Keiko Sofía Fujimori Higuchi ha sostenido relación directa o indirecta con el grupo empresarial Odebrecht y/o empresas vinculadas, Kenji respondió “Desconozco. A raíz de estas denuncias, he sostenido una conversación con mi hermana. Pero ella me juró que nunca ha sostenido conversación con la empresa Odebrecht y es por esa conversación es que yo pongo las manos al fuego por mi hermana y la respaldo en medios y redes” fue su respuesta.

¿Qué pasó?

¿Acaso Kenji negoció con su hermana? “Yo no te acuso pero a cambio tú no me desafueras del Congreso”.

Nada se sabe. Como tampoco nada se sabe de la suerte que correrán Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel, quienes también afrontan un proceso de desafuero por la presunta compra de votos en contra del segundo pedido de vacancia contra el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski.

¿En que quedará la denuncia de Kenji quien afirmó que Úrsula Letona, Lourdes Alcorta y Luis Galarreta “fueron financiados” por Odebrecht?

En el 2006 Kenji postuló a la Presidencia Regional de Lima, por Sí Cumple sin éxito. En el 2010, fue unos de los fundadores de Fuerza 2011, asumiendo desde el inicio como Secretario Nacional de Juventudes. Un año más tarde postuló al Congreso por Lima, siendo electo como el congresista con la más alta votación para el período 2011-2016. En el 2017 fue reelecto.
Limasa es el nombre de la empresa de Kenji Fujimori. En ese mismo lugar la Policía aduanera en 2013 encontró cien kilos de droga.

Hoy, además de su almacén y sede principal en la cuadra 1 de la avenida Néstor Gambetta, en el Callao, Integrated Global Logistics (IGL) o Limasa, cuenta con un enorme almacén de 25 mil metros cuadrados ubicado a un paso del puerto, en donde los camiones con carga pesada no dejan de entrar ni de salir, y las grúas no cesan de levantar contenedores desde y hacia enormes buques cargueros que atraviesan el océano con mercancía de importación y exportación.