Ciudades son núcleos del desarrollo de A.L.

0
292

Las metrópolis concentran más del 80% de la población latinoamericana y generan más del 65% del PBI de la región.

América Latina alcanzó un avance en su población de clase media desde un 21% en el año 2000 a un 35% en 2015, con un impacto directo en el crecimiento de las ciudades y su productividad.

Las ciudades de América Latina son el núcleo del desarrollo económico y social de la región. Estas concentran más del 80% de nuestra población y generan más del 65% del producto interno bruto (PIB). El crecimiento económico de las últimas décadas impulsado por la estabilidad macroeconómica, una mejor asignación del gasto público y políticas eficientes contra la desigualdad, representaron una reducción significativa de la pobreza.

América Latina pasó de tener 21% de la población en clase media en el año 2000 a 35% en 2015. Este crecimiento tuvo un impacto económico fundamental porque aumentó el tamaño de los mercados domésticos impulsando la demanda económica y se reflejó positivamente en el sistema social y económico a través de mejor asignación de recursos, importante aumento de economías de escala en sectores no transables, un aumento en el gasto de innovación y mayor competitividad a nivel empresarial. En el sistema político también, con una mayor transparencia y eficiencia en la gestión pública.

El principal desafío de América Latina es sostener las mejoras sociales logradas, y ampliarlas a aquellos grupos que siguen amenazados de caer en la pobreza: los vulnerables. Esta franja, que hoy comprende a casi el 40% de los latinoamericanos, está en peligro ya sea por crisis económicas o ante otro tipo de shocks, como eventos adversos (inundaciones, sismos, etc.).

“Si queremos mantener el ritmo de crecimiento y las ganancias que hemos tenido en cuanto a la transformación social en nuestra región, necesitamos un pacto por la productividad y el crecimiento y desarrollar correas de transmisión entre los sistemas económico, político, y social, que permitan que ese crecimiento alcance a todos los sectores de la sociedad”, aseguró el presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza.

Agregó que para lograr una inclusión cívica, social, productiva, genuina y sostenible en el tiempo, hay que seguir trabajando en el fortalecimiento de las instituciones y en sentar bases mucho más sólidas para mejorar la educación, así como la formación y capacitación del capital humano.

Aunque no hay una fórmula única que se pueda replicar en cada ciudad, existe la necesidad de trabajar en la búsqueda de consensos políticos que permitan una visión compartida y de largo plazo para el desarrollo.

Para conocer experiencias exitosas que se pueden ajustar al contexto latinoamericano, autoridades de gobiernos locales y nacionales, miembros de la academia, medios de comunicación, representantes de organismos internacionales y del sector privado y expertos internacionales se reunirán en la Conferencia CAF: Ciudades con Futuro -el principal evento de la Institución en América Latina-, que se realizará el próximo 2 y 3 de noviembre en Lima, Perú.