Cinco claves para emprender con éxito la transformación digital

0
58

La digitalización empresarial es un proceso necesario para mantener la competitividad, no obstante hay evidentes desafíos para quienes lo intentan. Bizagi le comparte una ruta para lograr recorrer este camino y aprovechar sus necesarias ventajas.

Lima, 04 enero 2016 (peruinforma.com).-

La transformación digital es una necesidad. Cada vez más las empresas lo advierten y buscan la manera de lograrlo. Sin embargo, en su afán de avanzar de manera ágil muchas veces se enfrentan a barreras que no tienen previstas y que les dificultan los procesos de transformación.

En el estudio La Trampa de la Agilidad, realizado de manera reciente por el líder mundial en automatización de procesos Bizagi, se muestra que 79 por ciento de las empresas con altos niveles de cambio digital citan las expectativas cambiantes del cliente como el motor clave para la transformación. No obstante, dicha transformación no es sencilla: tan solo el 25 por ciento de las empresas a nivel global es lo suficientemente ágil para implementarla de manera pronta y exitosa.

Y al parecer las presiones de tiempo no ayudan a las organizaciones. Sus clientes ya exigen que la atención sea cada vez más rápida, adecuada a sus necesidades, y oportuna en general respecto a las expectativas que tienen. Es por esto que Bizagi comparte cinco claves para lograr la transformación digital de manera pronta en su organización:

Colaboración interna: Para iniciar una transformación digital externa, los equipos internos deben estar listos y disponibles. Es por esto que resulta necesario impulsar el cambio entre todos los empleados, y la base interna es uno de los factores esenciales para llevar la transformación a un buen destino. En el análisis de La Trampa de la Agilidad, más de 50 por ciento de los encuestados cree que se resiste a la transformación y el cambio, o tiene opiniones divergentes sobre este asunto, aumentando las posibilidades de encontrar obstáculos durante el proceso, haciendo de este un tema clave para revisar.

El conocimiento entre los líderes: Las estrategias de transformación suelen formarse a nivel de liderazgo, donde se analizan las expectativas de los clientes. Sin embargo, si los líderes carecen del conocimiento necesario sobre los procesos internos para desarrollar una estrategia y distribuirla en la organización, el proceso se habrá detenido antes de iniciar. Por esto los actores claves en diferentes áreas y posiciones deben tener suficiente capacidad y conocimiento como para impulsar este cambio.

Agilidad en TI: Para avanzar de manera consistente en la transformación digital es necesario desarrollar la capacidad de incorporar de manera rápida y fácil nuevas tecnologías y métodos internos, que les permitan responder a condiciones cambiantes de la empresa de manera no solo oportuna sino en general temprana.

Apertura y adaptación al cambio: Hay tanta gente que apoya la transformación y el cambio, como gente que duda y ve el cambio como un amenaza. El estudio La Trampa de la Agilidad reveló que aún cuando hay varios proyectos digitales en curso, el 44 por ciento de los encuestados encuentra resistencia interna. El cambio puede ser riesgoso, pero respecto a la transformación digital, satisfacer las expectativas de los clientes y mantenerse al paso de las tendencias no solo vale la pena sino que es necesario.

Planeación del camino hacia el éxito: Para iniciar una transformación digital exitosa, las empresas deben reconocer los riesgos existentes y evitar esas dificultades en el camino, manteniendo siempre en mente sus factores de éxito y referentes. Una visual al futuro es necesaria para recorrer el camino de manera sólida y consistente.

Lograr la adaptación a estos puntos, es la manera de darle inicio a la estrategia de transformación que puede mantener a una empresa en un sendero de competitividad. Viendo los riesgos potenciales, los ‘botones de encendido’ que las compañías deben oprimir son: la claridad estratégica, los procesos de respuesta y la alineación de negocios.

Es imposible mitigar todos los riesgos antes de embarcarse en un programa de cambio sistémico, por lo que una empresa debe poder reaccionar de manera flexible para responder frente a situaciones inesperadas que surjan con el presupuesto, la participación de los líderes o brechas internas. Además, debe prevalecer la colaboración entre las áreas de las organizaciones, ya que en la medida en que todo el equipo logre alinear su visión y propósito, y enfrente estas dificultades de la transformación digital de manera temprana, será más sencillo cumplir con los objetivos y ser competitiva de cara al futuro.