“Castañeda y Odebrecht: El hipódromo es el objetivo”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
273

Lima, 24 abril 2017 (peruinforma.com / escrito por : Octavio Huachani Sánchez).-

Sin apostar un solo billete la concesionaria Rutas de Lima está a punto de hacerse de 22 millones de dólares.

Según denuncia Luis Razzeto Ríos que representa a un importante sector de socios del Jockey Club del Perú (JCP), Rutas de Lima con el aval de la Municipalidad Metropolitana de Lima estaría a punto de apropiarse más de 14,660 metros cuadrados de terrenos pertenecientes al Hipódromo de Monterrico.

LA HISTORIA

Todos saben que el metro cuadrado más caro de Lima está en la zona de Surco, sobre todo cuando los predios ofrecen un amplio frente, porque de esta manera se pueden construir grandes edificios, incluso mayores a los 20 pisos. Sin duda los terrenos que rodean al hipódromo reúnen dichas condiciones con creces.

Pero el objetivo de la concesionaria Rutas de Lima no es el de construir edificios sino realizar un proyecto vial en la zona, para lo cual pretende colocar más casetas de peajes. Incluso ya le había puesto nombre a su obra: “Proyecto Vial de la Avenida Manuel Olguín, de la Panamericana Sur, Avenida El Derby y By-Pass de la Avenida Manuel Olguín”.

Como se recuerda la Concesionaria Rutas de Lima, que ahora está liderada por la empresa Brookfield y tiene como socios a Odebrecht Latinvest y Sigma y hasta Junio de 2016 Odebrecht era propietario absoluto de la concesionaria pero al desatarse el escándalo mundial de corrupción que lo involucraba, decidió vender el 57% de su participación en Rutas de Lima a la canadiense Brookfield.

Según los denunciantes el valor del terreno supera los US$ 50 millones, un precio acorde con el que existe en el mercado y no como dicha empresa del grupo Odebrecht tasaba, es decir a tan solo US$ 1,500 el metro cuadrado, cuando el mismo no bajaba de los US$ 3,500.

Pero hay más. En este intento de apropiación de terrenos existe la realización de un supuesto “canje”. Los hechos se remontan a octubre de 2005, cuando funcionarios de la MML y de la Municipalidad de Surco suscribieron un acuerdo de intención con la directiva del JCP, pese a que  dichos municipios no contaban con las debidas autorizaciones para hacerlo.

La maniobra de Rutas de Lima consistiría en usar terrenos del Hipódromo de Monterrico y como contraprestación ofrecía realizar obras como la construcción de un nuevo edificio para el JCP de 3,000 mil metros cuadrados en la sede del Centro de Esparcimiento, además de un cerco perimétrico para dicho club y un nuevo acceso por la Av. Manuel Olguín.

En marzo de 2016, Jaime Villafuerte Quiroz, gerente de promoción de la inversión privada de la municipalidad Metropolitana, comunicó al JCP que el proyecto sería autosostenible y le ofreció la emisión de una carta de garantía de fiel cumplimiento sobre los compromisos asumidos.

El caso de esta supuesta irregular adjudicación se ventila en la Primera Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios.

Estamos a la espera de una aclaración del burgomaestre de Lima Luis Castañeda Lossio.