Capacitan a docentes que trabajarán con familias para prevenir conductas de riesgo

0
107

Con la finalidad de contar con recursos humanos capacitados, como facilitadores del Programa “Familias Fuertes: Amor y Límites”, capaces de replicar el programa con 1 800 familias se capacitó a 74 docentes de 36 instituciones educativas focalizadas con el objetivo de contribuir con el fortalecimiento de las habilidades de crianza de los padres de familia, facilitar la conducción adecuada de sus hijos adolescentes entre 10 y 14 años y de esta manera prevenir la aparición de conductas de riesgo como el consumo de drogas, el pandillaje y otros comportamientos de riesgo.

En el taller que se realizó durante 4 días se entrenó a los participantes en el manejo de la metodología y la aplicación del programa, guío en el manejo de las técnicas y herramientas del programa, se desarrolló un plan de implementación y motivó y fidelizó a los participantes a involucrarse en el programa.

La organización estuvo a cargo del Equipo Regional del Programa Presupuestal Prevención y Tratamiento del Consumo de Drogas y se contó con un excelente equipo de capacitadores acreditados por DEVIDA como Lic. Psic. Janet Flores Bardales, Lic. Psic. Patricia Sofía Sánchez Farfán, Lic. Psic. Martha Noemí Navarro Espinoza y el Sociólogo Arturo Bernardo Otarola Luna.

Por su parte el Director de Gestión Pedagógica, Eugenio Flores quien estuvo a cargo de la apertura expresó que el Programa “Familias Fuertes: Amor y Límites” está orientado al trabajo directo con adolescentes de 10 a 14 años. Dijo que la metodología utilizada se constituye en una estrategia comprobada por su efectividad en la prevención de conductas de riesgo, destacando la prevención del consumo de drogas y alcohol.

Flores mencionó que el objetivo del programa es plantear un modelo de crianza basado en la imposición de límites (reglas de control del comportamiento) con amor (en un clima de calidez afecto y respeto).

Este programa fortalece la comunicación, desarrolla la empatía, establece patrones de comportamiento de acatamiento a las normas y establece un sistema de sanciones y la administración de privilegios, elogios y recompensas. Este procedimiento se desarrolla en una dinámica basada en la comunicación empática.