Campo de Marte se convertirá en “pulmón verde” de Panamericanos

0
830

Municipio de Jesús María anuncia su remoción y la rehabilitación de la concha acústica del distrito

El emblemático y extenso Campo de Marte, ubicado en el distrito de Jesús María, será remozado completamente antes de los Juegos Panamericanos, certamen internacional que tiene en el distrito una de sus sedes: el Lawn Tennis de la Exposición.

“El compromiso de nuestro alcalde Jorge Quintana es ofrecer la mejor presentación del distrito. Apoyaremos en todo lo que requiera el Lawn Tennis. Como está muy cerca del Campo de Marte, vamos a embellecerlo para que sea un pulmón más de los Juegos Panamericanos”, sostuvo Jhon Ampuero, gerente municipal de Jesús María.
Indicó que el parque, con un área verde de más de 65,000 metros cuadrados y que fuera el primer aeropuerto de la ciudad de Lima en 1924, se encuentra actualmente en estado de abandono.
“Todas las veredas están rotas. Los parques están secos. No hay flores. Vamos a retomar este recinto como lo que fue hace mucho tiempo: el parque más importante de la ciudad, a fin de interconectarlo con el anillo de parques metropolitanos”.
Grandes monumentos
El experto señaló que la remoción total del Campo de Marte involucra también darle un impulso comercial y recuperar sus diversos atractivos.
Este contiene monumentos y esculturas de gran belleza, así como áreas de recreación diversas.
En su interior se sitúa el monumento a los caídos en la guerra del 41 (conflicto con Ecuador), obra del escultor Artemio Ocaña Bejarano (1893-1980), inaugurado el 24 de julio de 1945 y que fue calificada del “Monumento más bello de la humanidad”, por la Academia de Internacional Ponzten de Arte, Ciencia y Literatura, con sede en Nápoles, Italia.
Para los amantes del deporte, el Campo de Marte dispone de ambientes para practicar fútbol, tenis y natación. Cuenta además con un “skatepark”, un Parque de Mascotas y una pileta.

No más oscuridad

“Ahora es un parque oscuro, donde todos tienen miedo de caminar. Queremos darle el estilo del parque Kennedy de Miraflores o el Central Park de Nueva York. Queremos darle ese nivel y lo vamos a lograr porque es el compromiso de nuestro alcalde con el respaldo de la empresa privada, que ha tomado mucho interés”.
El gerente municipal refirió que el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, se ha comprometido a brindarles el apoyo necesario para “convertir al Campo de Marte en lo que debe ser: uno de los más importantes de la metrópoli de Lima, y eso involucra su remoción total”.
Pero el trabajo de la nueva gestión edilicia no se limitará a embellecer el Campo de Marte con miras a los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, que arrancarán el 26 de julio, sino que incluirá la recuperación de la concha acústica.
“Este ha sido un lugar emblemático que ahora está totalmente olvidado. Sus pisos se hallan rajados. Queremos que estos dos grandes espacios se sitúen dentro del anillo de diversión y pulmón de la ciudad”.
Ampuero detalló que si bien no tienen la cifra exacta de la inversión que demandarán estas obras, manifestó que conversarán con el Ministerio de Vivienda y la Municipalidad Metropolitana de Lima, para lograr su financiamiento, no solo en beneficio de sus habituales visitantes, sino de los miles que se espera transiten por el distrito a partir de julio.
“Si bien somos un distrito que vive de sus recursos, directamente recaudados, vamos a disponer de los que sean necesarios para dejar el Campo de Marte como merece. Estamos comprometidos a que esta obra esté lista antes del inicio de los Juegos Panamericanos”, refirió el funcionario.
En este parque se encuentra el monumento El ojo que llora de la artista plástica Lika Mutal, erigido en honor a las víctimas de la violencia terrorista y represión estatal durante el conflicto armado interno en el Perú en 1980-2000.
Ubicado entre las avenidas Salaverry y 28 de Julio y los jirones Nasca y Horacio Urteaga, alberga además el monumento conmemorativo del Centenario de la Inmigración Japonesa al Perú, simbolizado en un puente que tiene grabados los nombres de los 790 ciudadanos japoneses que iniciaron la migración al Perú.
(Fuente: Andina)