Argentina: denuncias por abuso sexual se dispararon en todo el país

0
174

Las consultas a las organizaciones que trabajan con violencia de género y la línea 144 se dispararon como consecuencia de la denuncia que hizo la actriz Thelma Fardín. Los especialistas explicaron que genera un “efecto de identificación” y un contexto favorable para que las víctimas sientan que serán “escuchadas”.

De acuerdo a los datos que brindó el ministerio de Justicia y Derechos Humanos de nación, la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil registró un aumento del 240%: el lunes se recibieron 16 llamadas y ayer el número saltó a 55.

En tanto, se detalló que “la línea 137, que acompaña a víctimas de violencia familiar y sexual en la Ciudad de Buenos Aires, registró un aumento del 18% (de 626 a 736)”.

Nicole Neiman, responsable de la línea que depende del Instituto Nacional de las Mujeres, informó por su parte: “Si bien todavía no tenemos la estadística exacta, los operadores de la línea 144 nos informaron que registraron una cantidad muy superior de llamadas en estas últimas horas consultando por abuso sexual”.

Neiman explicó que “de la experiencia en atención en la línea conocemos que la violencia sexual es una de las violencias más difícil de exteriorizar o verbalizar por las mujeres. El corte de los llamados para las estadísticas se realiza de 0 a 24, con lo cual seguramente mañana podremos cuantificar el impacto, que seguro será muy grande”.

En Salud Activa, una organización especializada en Abuso Sexual en la Infancia (ASI) que trabaja en red de consultorios en CABA y el conurbano bonaerense, las consultas aún no se incrementaron pero su referente, la psicóloga María Beatriz Müller, no duda que comenzarán en breve.

“Los tiempos de las víctimas son lentos, de hecho esta joven tardó un tiempo en poder verbalizarlo; incluso hay quienes tienen estos hechos metidos en una amnesia; sin embargo, cuando estos casos se visibilizan, los sobrevivientes comienzan a animarse a denunciar”, aseguró la especialista.

Müller también señaló que “además del reconocimiento de la víctima, estos hechos generan un impacto sobre los adultos que aumentan sus alertas para con los niños que pueden estar en riesgo”.

(Fuente: Nodal)