“Aquella (no tan) extraña ojeriza a la educación” Por Octavio Huachani Sánchez

0
603

“La grandeza de una país no se mide por su extensión sino por su educación” (Parafraseando a Francisco Mozaran).

El sistema educativo de un país es importante porque en el se forman los ciudadanos del presente y del futuro.

Lamentablemente existen grupos políticos que con actitudes no democráticas intentan mantener un sistema educativo estatal de baja calidad, donde en lugar de formar buenos ciudadanos, producen “ciudadanos de segunda clase” que pasarán a engrosar las filas de los “mil oficios” que harán la mano de obra barata.

Privilegiar la educación privada solo contribuye a aumentar la brecha social y cultural que existe en nuestro país.

Una educación de excelente calidad resulta incompatible con los políticos mediocres  y con la voracidad empresarial porque estaría formando estudiantes y profesionales con capacidad de resolver problemas, críticos y sobre todo competentes para generar cambios positivos no solo en el campo de la ciencia, tecnología, economía, cultural, social sino también en el ámbito político.

¿Y por casa como andamos?

Dentro de pocas horas el Pleno del Congreso interpelará a  la ministra de Educación, Flor Pablo, por supuestos errores en los textos escolares.

Según la moción presentada por Fuerza Popular, se cuestiona a la ministra por los errores en los libros del curso de “Desarrollo, Ciudadanía y Cívica” con respecto a su contenido sexual. Ella ya se había pronunciando sobre este tema el ocho de abril, asegurando que habría una investigación.

Esta interpelación podría ser considerada como parte del juego democrático si no fuera porque Flor Pablo será la tercera ministra de Educación en ser interpelada por el actual Congreso por iniciativa de la bancada fujimorista. Y todo indica que podría ser censurada.

Como se recuerda, Marilú Martens fue la segunda ministra de Educación interpelada por el Congreso de la República tras la huelga de maestros, la cual finalizó con su moción censura que fue presentada Fuerza Popular.

Esta censura fue rechazada por el entonces premier Fernando Zavala quien hizo una cuestión de confianza, en defensa a la ministra de Educación Marilú Martens ejerciendo “la facultad que la Constitución me otorga como Presidente del Consejo de Ministros”, señaló.

Tras un debate que duró más de siete horas se produjo la crisis total del gabinete Zavala.

El caso Saavedra

Adrede, hemos dejado para el final el caso del exministro de Educación Jaime Saavedra por considerarlo emblemático.

Los fujimoristas siempre tuvieron en la mira a  Jaime Saavedra porque provenía del gobierno de Ollanta Humala. Las mociones de interpelación y  censura en su contra fueron presentadas, para variar, por Fuerza Popular.

En esa ocasión el exmandatario Pedro Pablo Kuczynski y el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, habían evaluado recurrir a una cuestión de confianza por Saavedra pero  finalmente desistieron.

Producida la censura el entonces ministro de Cultura, Salvador del Solar señaló que la censura a Jaime Saavedra perjudicaba al país ya que interrumpe políticas educativas exitosas.

Eso sucedió en diciembre del 2016. Al año siguiente Jaime Saavedra Chanduví fue contratado como director senior de Educación del Banco Mundial.

Según el Banco Mundial, durante su gestión como ministro de educación, Saavedra  coadyuvó a mejorar el desempeño del sistema de educación de Perú que mejoró considerablemente, según las mediciones realizadas a través de evaluaciones internacionales del aprendizaje.

Anteriormente Saavedra había a ocupado cargos en varios grupos de estudio y organizaciones internacionales, entre ellos el Banco Interamericano de Desarrollo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la Organización Internacional del Trabajo, el Grupo de Análisis para el Desarrollo, y el Consejo Nacional del Trabajo de Perú.

Con el respeto que se merecen preguntamos: ¿con qué autoridad moral Fuerza Popular que lleva en sus filas a congresistas con títulos falsos, se atreven a interpelar y/o censurar a ministros de Educación cuyos méritos profesionales no solo los superan largamente si no que, además, son auténticos?

Estos son, aquí están

Yesenia Ponce la congresista por la Ancash que presentó certificados falsos de cuarto y quinto de secundaria.

Maritza García a quien la Universidad Nacional de Piura  luego de comprobar que la congresista fujimorista presentó documentos de estudios escolares falsos decidió anular su título de abogada, su grado de bachiller y magister.

Betty Ananculi, parlamentaria por Ica fue investigada por la Fiscalía pues los años que estudió primaria y secundaria no coinciden con los registros de su colegio. Por lo tanto habría estudiado solo los 2 primeros años de primaria y falsificado documentos de estudios superiores.

Esther Saavedra, la ahora congresista de Fuerza Popular no estudió cuarto de primaria, según lo corroboró la UGEL, pues no existía ningún certificado que lo demuestre.

Cierra con broche de latón Moisés Mamani, legislador por la región Puno quien no supo responder en qué colegio estudió, ni el año que terminó sus estudios, ni el nombre de su promoción, ni tampoco el de sus compañeros o profesores.

Varios de ellos fueron blindados, perdón, exonerados la Comisión de ética del Congreso que preside Janet Sánchez, representante de la provincia constitucional del Callao y exintegrante del partido Peruanos por el Kambio.