“Apra: las cosas como son”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
620

La lamentable muerte del expresidente Alan García, viene siendo aprovechada políticamente por algunos dirigentes  parlamentarios cuyo deseo es eternizarse en el partido. Nos referimos concretamente a Jorge del Castillo, Javier Velásquez Quesquén, Mauricio Mulder, Carlos Arana, Luis Gonzáles Posada y Omar Quesada. Todos ellos alanistas.

Ellos (aparte del Danton García Chessman) fueron los protagonistas del sepelio de García y repetían que el luctuoso suceso fue el desenlace de una persecución política al llamado partido del pueblo y a su líder y “que su suicidio fue un acto de dignidad frente a la persecución fascista que quería verlo esposado y tras las rejas”.

Decimos que son alanistas porque ninguno de ellos convivió con Víctor Raúl Haya de la Torre. Acaso me equivoque pero me gustaría que publicaran una foto como la que acompaña a esta nota donde se ve a un jovencísimo Luis Negreiros Criado al lado de Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, Armando Villanueva del Campo, Andrés Townsend, Luis Alvarado Contreras, entre otros.

Persecución política la de antes

Quién si sufrió de una feroz persecución política Víctor Raúl Haya de la Torre quien cuando era dirigente estudiantil sufrió su primer arresto. Capturado y esposado fue confinado en una de las celdas del Real Felipe, después sería traslado a la isla San Lorenzo. Posteriormente fue deportado.

Desterrado por Leguía en 1924, Haya de la Torre fundó en México la Alianza Popular Revolucionaria Americana para articular diversas voluntades que debían impulsar un programa de acción contra el imperialismo norteamericano en todo el continente. Se trataba de un movimiento de juventudes que se inspiraba en la Reforma Universitaria de Córdova y en los contenidos de la Revolución Mexicana.

La historia recuerda que la aparición del Apra alteró el escenario sindical y político peruano. Haya irrumpió con un discurso pleno de propuestas innovadoras ganando adeptos y simpatizantes. Su verbo encendido y su carisma fue visto como peligroso por el gobiernó de turno. Esto haría que Haya fuera acusado de comunista para luego ser perseguido por un largo periodo.

Entonces fueron los dirigentes apristas de Trujillo quienes tomaron la posta mientras Haya de la Torre permanecía encarcelado en Lima. Muchos de aquellos dirigentes fueron perseguidos y hasta asesinados.

La revolución de Trujillo se produjo durante la dictadura de Luis Sánchez Cerro y representó el pico más alto de desencuentros entre el régimen y los apristas quienes habían desconocido el resultado de las elecciones de 1930 porque, según ellos, el acto electoral fue un fraude que le arrebató la victoria a Haya de la Torre.

Entonces la militancia decidió declarar a Víctor Raúl como “presidente moral del Perú”. En respuesta Sánchez Cerro promulgó una ley de emergencia quitándoles todos los derechos a los peruanos. Esto provocó que en febrero de 1932, 22 parlamentarios apristas fueran deportados acusados de conspiradores.

Pero hubo más dictadores y más persecuciones y más deportaciones y más muertos.

Uno de ellos fue Manuel Arévalo Cáceres, un obrero y sindicalista infatigable. Arévalo hizo política desde los cargos más humildes y  se convirtió en un gran dirigente de los trabajadores azucareros.

A  Arévalo los esbirros de la dictadura del General Oscar R. Benavides lo apresaron e incomunicado en un cuartel ubicado en la ciudad de Trujillo. Incluso sufrió torturas.

En sus memorias, Luis Alberto Sánchez, anota: “Una de las perversidades de que se le hizo víctima (a Arevalo) fue herirle por completo la falange de los dedos, metiéndolas en una puerta y cerrándola violentamente”.

Cuando lo traían  a Lima, por la Panamericana Norte tres agentes policiales lo asesinaron por la espalda a balazos de forma cruel y cobarde.

Otro sindicalista asesinado fue Luis Negreiros Vega quien durante la dictadura del general Manuel Odria fue emboscado y asesinado en el parque de la Exposición.

Acaso me equivoque pero me gustaría que Jorge del Castillo, Javier Velásquez Quesquén, Mauricio Mulder, Carlos Arana, Luis Gonzáles Posada y Omar Quesada publicaran una foto como la que acompaña a esta nota donde se ve a un jovencísimo Luis Negreiros Criado al lado de Haya de la Torre, Luis Alberto Sánchez, Armando Villanueva del Campo, Andrés Townsend, Luis Alvarado Contreras, entre otros.

Luis Negreiros Criado, hoy injustamente postergado, es aprista desde muy niño. Su padre vivió y pobre murió por dedicar su vida al servicio de su partido. Es decir Luis Negreiros Criado tiene antecedente aprista algo que muchos de ellos no pueden exhibir.