Alianza entre productores de calamar gigante con empresas compradoras

0
229
 El Presidente del Comité para el Manejo Sustentable del Calamar Gigante del Pacífico Sur (CALAMASUR), Alfonso Miranda Eyzaguirre afirmó que los países que constituyen esta organización (Perú, Ecuador, México y Chile) son responsables de aproximadamente el 22 por ciento de las capturas de calamar en el planeta y se ha tomado conciencia de la importancia de profundizar en el conocimiento del recurso (biología y número de stocks).

En ese sentido, se pronunció en favor de fortalecer una adecuada administración de su pesca en aguas internacionales con el correspondiente monitoreo, supervisión y control de las flotas de países de aguas distantes.

“Debemos sumarnos en este esfuerzo por conocer mejor al recurso y para exigir una eficiente administración del mismo por la Organización Regional de Ordenamiento Pesquero del Pacífico Sur (OROP – PS)”, señaló Miranda.

En esa línea, propuso a los principales clientes de pota en América  y Europa a que reclamen a sus gobiernos una posición a favor de la sostenibilidad en la mencionada organización regional de ordenamiento pesquero.

“Además de buscar una pesca responsable y duradera, nos interesa preservar la fuente de trabajo e ingresos de miles de familias de las comunidades pesqueras”, expresó.

Durante el magno evento pesquero internacional en Boston, el titular de CALAMASUR, sostuvo reuniones con los principales compradores pesqueros, así como con los directivos de  la ONG Sustainable Fisheries Partnership (SFP).

Asimismo, compartió un panel sobre sostenibilidad pesquera con Jack Scott de Nestlé y Hamish Walker de Seatle Fish Company.

Al respecto, expresó su apoyo a la posición de Jim Canon, Presidente y fundador de SFP, quien dijo que espera que el 100% de los productos del mar en todo el mundo se produzcan de manera sostenible.

Canon manifestó que se necesita trazar una ruta, completa con hitos y objetivos para lo que SFP ha establecido un objetivo provisional que, para 2020, el 75% de la producción mundial en sectores clave es, como mínimo, sostenible  o haciendo mejoras regulares, verificables.