Alergias y dolores gastrointestinales son los principales síntomas de presencia del parásito marino

0
172

Especialista del Instituto Nacional de Salud indica que a diferencia de Japón, los casos de ingesta de este tipo de parásito en el Perú no son frecuentes.

El anisakis (Nemátodos Anisákidos) es un parásito de especies marinas que se aloja en pequeños peces o univalvos, pero que como parte de la cadena de alimentación marina suele pasar a especies mayores como la caballa o el bonito, ubicándose primero en el intestino de estos peces para luego pasar a la cavidad peritoneal y masa muscular.

El médico infectólogo del Instituto Nacional de Salud del Ministerio de Salud, Manuel Espinoza, indica que la ingesta de estos peces y del parásito anisakis produce usualmente dolores intestinales, alergias intensas con ronchas y cuadros similares al asma bronquial. El especialista explica que en algunos casos el organismo suele evacuar el parásito, pero que si esto no sucede es necesario una intervención endoscópica para retirarlo.

“Este parásito suele ubicarse en la mucosa gástrica cuando el hombre ingiere estás larvas en forma accidental al comer pescado crudo o semicrudo”, señala.

Espinoza sostuvo que el riesgo se da sobre todo cuando se ingieren especies de pescado fresco, pues a cocción y a temperaturas mayores a 60°C estos mueren, pese a ello pueden generar alergias. En ese sentido, indicó que la mayoría de casos de ingesta de este tipo de parásitos se ubica en países asiáticos, en especial en Japón.

En el caso del Perú este tipo de casos no son frecuentes, en ese sentido no se puede considerar que existe una tendencia o considerarlo como un problema de salud; sin embargo, explicó que las autoridades están atentas a esta posibilidad.

¿Cómo se reproduce el anisakis? Espinoza indicó que suelen reproducirse cuando estos peces son ingeridos por delfines, cetáceos o por pinnípedos (focas, lobos de mar, etc.) donde se desarrolla la lombriz adulta que posteriormente pone huevos y que a través de las heces contaminan el agua, pues sus larvas se encargan de reiniciar el ciclo biológico