Adultos mayores tienen mayor predisposición a sufrir de escaras y heridas profundas

0
142

Alrededor del 70% de adultos mayores tiene mayor predisposición a padecer de escaras, heridas abiertas en la piel que se inician como ampollas y que pueden llegar a producir una lesión profunda y grande perjudicando los músculos y huesos, debido a la inmovilización en cama o sillas de ruedas, así como también por la estadía prolongada en calidad de postrados.

Las escaras pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo pero con mayor frecuencia en los codos, la zona baja de la espalda, los talones, el tobillo y detrás de las orejas.

Debido a ello,  se recomienda a los familiares cambiar la posición del paciente cada dos horas si se encuentra en cama, y cada hora y media si está en silla de ruedas durante las 24 horas del día, además de mantener la piel totalmente limpia y seca, el uso de un colchón adecuado, sábanas limpias, así como una ropa de dormir suave.

Muchos de los pacientes  inmovilizados en cama, sillas de ruedas o postrados presentan esta enfermedad, sin embargo, el 95% de casos de escaras se pueden evitar mediante el correcto uso de un colchón antiescaras.

Ernesto Alavedra, Gerente General de Equipamiento Médico FALAV, refiere que el colchón antiescaras es una solución viable y práctica que cuenta con la posibilidad de reducir la presión que se puede llegar a generar en diferentes zonas en las que se apoya nuestro cuerpo.

“Si no nos movemos, la circulación sanguínea no se puede llegar a estimular hasta que llega un momento en el que se producirán estos problemas. El colchón antiescaras dispone de unas pequeñas celdas que se inflan alternativamente utilizando un compresor, con lo cual se logra conseguir reducir la presión que se ejerce en determinadas zonas del organismo con el objetivo de incentivar el flujo sanguíneo”, agrega el ejecutivo.