Acuerdo de París: Canadá, China, UE y aliados impulsan cambio climático

0
62

Unos 30 ministros de medioambiente impulsarán la aplicación del Acuerdo de París sobre cambio climático en una reunión este sábado en Montreal, solicitada por Canadá, China y la Unión Europea.

Con la asistencia de más de la mitad de los miembros del G20, que representan a las economías grandes del mundo, la “primera reunión de este tipo busca continuar con el impulso mundial para la implementación del Acuerdo de París”, según dijo la Comisión Europea.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que participará brevemente en las reuniones en Montreal, nuevamente se apartará del presidente estadounidense, Donald Trump, en este asunto y comprometerá decididamente a Canadá en la reducción de su huella de carbono, según dijeron funcionarios de ese país.

Cuando Trump decidió retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, Canadá, China y la Unión Europea reafirmaron inmediatamente sus compromisos con el pacto climático, y en julio el G20 consideró el acuerdo “irreversible”.

Casi 200 países accedieron a fines de 2015 en París a limitar o reducir sus emisiones de dióxido de carbono con el objetivo de limitar el alza de la temperatura media del planeta.

En la víspera de la reunión en Montreal, el comisario europeo por el clima, Miguel Arias Cañete, dijo que la UE sigue presionando para una “plena y rápida implementación” del acuerdo, señalando que se ha avanzado en terminar los detalles del plan para reducir las emisiones europeas en 40% para 2030.

A pesar de ser el sexto productor de petróleo del mundo, Canadá está “comprometido con sus obligaciones climáticas internacionales”, aseguró a través de una portavoz el Ministerio de Medio Ambiente, que espera alcanzar su meta climática invirtiendo masivamente en tecnologías de “energía limpia”.

La postura de EEUU

La determinante China y su representante especial Xie Zhenhua pondrán sobre la mesa de Montreal un avance potencialmente muy importante en el transporte. Junto con Gran Bretaña y Francia, el gigante asiático ha anunciado sus intenciones de prohibir los coches a gasolina y diésel a partir de 2040, lo que significaría una enorme caída en la contaminación del aire en el mercado de automóviles más grande del mundo.

En un discurso el jueves, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reafirmó el objetivo de la UE de estar “a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático”.

Estados Unidos dio un gran revés a esa lucha cuando Trump sacó a la mayor economía del mundo del Acuerdo de París en junio.

Para reforzar la posición de la UE, Juncker prometió presentar pronto “una propuesta para reducir las emisiones de carbono en el sector del transporte”.

Mientras tanto, Catherine McKenna, ministra de Medioambiente y Cambio Climático de Canadá, presionará a sus homólogos y a los directores ejecutivos de las multinacionales para que desarrollen soluciones para “una economía de bajo carbono y resistente al clima”.

Celebrar la reunión en Montreal no es casualidad. Fue allí donde las negociaciones condujeron al primer acuerdo internacional sobre el medioambiente hace 30 años, con la prohibición de los gases que deterioran la capa de ozono.

Además de Canadá, los países de la UE y China, naciones como Rusia, India, México, Brasil, Indonesia, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía estarán representadas por sus ministros.

A 50 días de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), algunas de las naciones más afectadas por los efectos del calentamiento global (Islas Marshall, Fiji, Maldivas) y algunas de las más pobres (Malí y Etiopía) también estará presentes.

(Fuente: Andina)