4 candidatos y sus propuestas se miden este domingo por la Presidencia de Venezuela

0
133

Este domingo se celebran las elecciones presidenciales en el país, donde cuatro candidatos se medirán para dirigir los destinos de Venezuela durante el período 2019-2025.

Los comicios se presentan en un ambiente crítico para la economía nacional, además de la crisis política y social. Se efectúan de forma adelantada por orden de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), lo que ha traído consigo el desconocimiento de este evento por diversos factores políticos a nivel nacional e internacional.

En esta elección, todos los candidatos a la Presidencia de la República apuestan a mejorar el aparato económico de Venezuela a través de diversas propuestas.

Además del cargo de presidente, hoy también se elegirá a los miembros de los consejos legislativos de los 23 estados del país.

Para estos comicios están convocados un total de 20 millones 526 mil 978 electores, los cuales podrán ejercer su derecho al voto en más de 14 mil centros electorales habilitados que estarán abiertos desde las 6:00 a.m. hasta las 6:00 p.m., siempre y cuando no queden personas en cola esperando por votar.

Nicolás Maduro busca derrotar la “guerra económica”

El presidente Nicolás Maduro, apoyado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y demás agrupaciones pertenecientes al Frente Amplio de la Patria, es el principal candidato de esta contienda electoral. Buscando la reelección para comenzar a mejorar la economía, que a su juicio se ve “atacada” por la denominada “guerra económica” durante la gestión que aún preside, ha propuesto darle continuidad al plan impulsado por el fallecido mandatario, Hugo Chávez, pero rediseñado en el “Plan de la Patria 2025”.

Dicho documento es el patrón a seguir de Maduro en caso de ganar estas elecciones y en él existen elementos que dentro del Gobierno fueron “centrales” durante los últimos cuatro años, representando los enfoques que se deberán tomar en un nuevo periodo gubernamental en manos del “presidente patria”.

Maduro propone darle una mayor continuidad a la “protección del pueblo”, mediante diversos métodos, garantizando el uso del carnet de la Patria como instrumento fundamental para vencer a la “guerra económica”, fenómeno que ha causado en Venezuela, a su juicio, una inflación inducida que podría finalizar el año en 13.000%, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El jefe de Estado, entre sus propuestas, busca la profundización de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), así como en el movimiento Somos Venezuela, las misiones sociales, la educación gratuita, la difusión de cultura nacional, la expansión de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), la entrega de bonos mediante el carnet de la Patria, siempre apuntando a la transformación de la sociedad venezolana bajo un enfoque socialista.

Asimismo, Maduro dentro de sus propuestas destaca “tomar lo que se deba tomar, en actores y capacidades productivas”, creando un nuevo mapa de producción que se especialice en la agenda económica bolivariana de manera local, para así “impulsar” la producción urbana y demás aparatos para el “financiamiento soberano”.

Falcón contra todo

El principal contrincante de Maduro es Henri Falcón, exgobernador del estado Lara, apoyado por Avanzada Progresista (AP), Copei y el Movimiento al Socialismo (MAS), quien perteneció a las filas de la denominada revolución bolivariana en tiempos de Chávez, pero que ahora adversa al Gobierno actual por la crisis que vive el país debido, como él ha dicho, a las “erradas” políticas económicas.

Pese a que en estas elecciones no participarán los principales partidos políticos que integran la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) al alegar que no existen garantías electorales, Falcón insiste en hacerlo, ya que participar con “reglas injustas” significa “manifestar nuestra firmeza en la defensa de nuestros derechos”.

Entre las propuestas de Falcón destaca la dolarización de la economía, elemento impulsado por el economista y su jefe de programa de Gobierno, Francisco Rodríguez.

Afirman ambos que dolarizar la economía venezolana eliminaría automáticamente el fenómeno de la hiperinflación que hay en el país, ya que no se producirían más billetes y se tendría un financiamiento directo de organizaciones internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), de las cuales Venezuela forma parte.

Asimismo, Falcón propone devolverle las empresas expropiadas al sector privado, para así estimular la producción nacional. A su juicio, dichas compañías fueron “arrebatadas” por el Gobierno, por lo que regresarlas a sus anteriores dueños es uno de los pilares fundamentales para “rescatar la economía”.

Falcón tiene como plan, además, la implementación de un bono, como los de Maduro, pero en dólares, denominado “Tarjeta Solidaria”, que sería un subsidio directo donde serán otorgados $25 a los adultos y $10 a los niños que acudan a la escuela.

El abanderado de Avanzada Progresista también propone planes para los venezolanos que han emigrado por la situación del país, entre ellos, “Venezuela Vuelve” para aquellos que tuvieron que suspender sus estudios y que regresen para terminar su carrera universitaria.

Estas personas tendrían una subvención de $225 dólares mensuales para terminar los estudios, obtener el título universitario y reintegrarse al mercado laboral.

Bertucci y sus 12 propuestas

A esta carrera electoral se sumó Javier Bertucci, pastor evangélico, representado por el partido Esperanza por el Cambio, quien en su plan de Gobierno propone 12 ideas que “contribuirán” a la “reconstrucción” de Venezuela.

La apertura del canal humanitario es la primera propuesta, donde garantiza la aceptación de la ayuda en medicamentos y comida por parte de países como Estados Unidos que, a su juicio, han dado seguridad de contribuir a mejorar la condición de vida de los venezolanos.

Destaca además la atención a las necesidades básicas de 30 millones de venezolanos, entre ellos los servicios públicos, la salud, la generación de empleos, otorgación de viviendas y seguridad social.

La reestructuración del sistema educativo venezolano, así como la modernización del sector salud y la reactivación del aparato productivo nacional son otras de las propuestas firmes de Bertucci frente a la situación actual de Venezuela.

Plantea también en su plan de Gobierno que “generará riquezas” para Venezuela y disminuirá la inseguridad, a través de políticas educacionales que profesionalicen a los funcionarios policiales.

El turismo, en la propuesta de Bertucci, es considerado el segundo petróleo, por lo que se emplearían políticas de inclusión de grandes cadenas hoteleras, además de profundizar en los planes sociales, destacando la entrega de títulos de propiedad a los ciudadanos que fueron beneficiados por la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Los últimos puntos del candidato de Esperanza por el Cambio que se reflejan en sus propuestas son la devolución de la autonomía a los cinco poderes públicos institucionales, además de la reconstrucción de la imagen internacional de Venezuela, revisando los tratados internacionales y la restitución de las relaciones bilaterales con las naciones del mundo, así como volver a tener “medios de comunicación libres”, en “un Gobierno que no permitirá la censura y que en lugar de ello, promoverá valores con el uso de los medios informativos”.

Quijada y la reconstrucción parcial de Venezuela

Reinaldo Quijada, apoyado por el partido Unidad Política Popular 89 (UPP89), es otro contrincante que tiene entre sus propuestas la reconstrucción política, institucional y económica de Venezuela, como una forma de salir de la crisis que golpea al país.

Una de las iniciativas de Quijada frente a Maduro es la creación de un sexto poder, que sería el Poder Monetario, para que el Banco Central de Venezuela tenga completa independencia y autonomía, a fin de recuperar la economía nacional.

Pero además de esto, el candidato propone darle autonomía a todos los poderes, incluyendo la Asamblea Nacional (AN), la cual, según el Gobierno, se encuentra en “desacato judicial”.

Asimismo, otro de sus planes es reconstruir el aparato productivo del país, por lo que entre las acciones de su eventual Gobierno está el reunirse con los empresarios públicos y privados, con el fin de recuperar la industria nacional y la capacidad productiva de Venezuela.

La descentralización del poder es importante para Quijada en su propuesta, así como el refinanciamiento de la deuda pública y detener la emisión de dinero inorgánico, de manera que se reduzca el déficit fiscal.

Plantea también abrirle paso a la intervención extranjera para desmontar el control de cambio que hay en Venezuela y destrabar la economía nacional.

(Fuente: Nodal)